Traductoras y asimetrías

Les comparto el artículo que escribí: “Traductoras y asimetrías. Las traducciones de “Luvina” de Juan Rulfo al alemán” publicado en la revista indexada Mutatis Mutandis en verano de 2020.

Aquí pueden descargar el pdf del artículo:

Suscríbete para recibir recomendaciones de libros en tu correo electrónico:

“San Salvador”

“San Salvador”[1]

[1] „San Salvador“, from: Peter Bichsel, Eigentlich möchte Frau Blum den Milchmann kennenlernen. 21 Geschichten. © Suhrkamp Verlag Frankfurt am Main 1993. All rights with and controlled through Suhrkamp Verlag Berlin.

de Peter Bichsel
Traducción de Gerardo Piña

(El texto fuente está al final de la traducción)

Se había comprado una pluma fuente.

Después de trazar varias veces en una hoja su firma, sus iniciales, su dirección, algunas líneas onduladas y la dirección de sus padres, tomó una hoja nueva, la dobló con cuidado y escribió: “Aquí hace mucho frío para mí”, después añadió: “Me voy a Sudamérica”. Luego se detuvo, enroscó la tapa de la pluma, observó la hoja, vio cómo la tinta se secaba y oscurecía (en la papelería le habían garantizado que al secarse se tornaría negra), después volvió a tomar la pluma y puso Paul, su nombre, con gran amplitud.

Luego se sentó allí.

Más tarde, ordenó los periódicos que estaban sobre la mesa, ojeó la cartelera, pensó en algo, puso el cenicero a un lado, rompió la hoja con las líneas onduladas, vació su pluma y la rellenó. Ya era muy tarde para la función del cine.

El ensayo del coro de la iglesia terminaba a las nueve, Hildegard estaría de vuelta a las nueve y media. La estaba esperando. A toda la música de la radio. Entonces apagó el radio.

Sobre la mesa, en el centro de la mesa, estaba solamente la hoja doblada en la que estaba escrito Paul, su nombre, con una tinta entre negro y azul.

“Aquí hace mucho frío para mí”, decía el texto.

Así que Hildegard volvería a casa a las nueve y media. Ya eran las nueve en punto. Ella leería su mensaje, se asustaría, probablemente no creería en eso de Sudamérica, pero aún así contaría las camisas en la caja, algo debería de suceder. Ella llamaría a “Los leones”.

“Los leones” está cerrado los miércoles.

Ella sonreiría y se desesperaría y se resignaría, tal vez.

Se apartaría el cabello de la cara varias veces, se pasaría el dedo anular de la mano izquierda por ambos lados de la sien y luego se desabrocharía el abrigo lentamente.

Entonces se sentó allí, reflexionando, preguntándose a quién podría escribirle una carta, leyó las instrucciones de la pluma fuente una vez más; decía que había que girarla ligeramente hacia la derecha, leyó también el texto en francés, comparó el texto en inglés con el alemán, miró otra vez su hoja, pensó en palmeras, pensó en Hildegard.

Se sentó allí.

A las nueve y media llegó Hildegard a casa y preguntó: “¿Están dormidos los niños?” Se apartó el cabello de la cara.

Suscríbete para recibir recomendaciones de libros en tu correo electrónico:

San Salvador

Er hatte sich eine Füllfeder gekauft.

Nachdem er mehrmals seine Unterschrift, dann seine Initialen, seine Adresse, einige Wellenlinien, dann die Adresse seiner Eltern auf ein Blatt gezeichnet hatte, nahm er einen neuen Bogen, faltete ihn sorgfältig und schrieb:„Mir ist es hier zu kalt“, dann „ich gehe nach Südamerika“, dann hielt er inne, schraubte die Kappe auf die Feder, betrachtete den Bogen und sah, wie die Tinte eintrocknete und dunkel wurde (in der Papeterie garantierte man, daß sie schwarz werde), dann nahm er seine Feder erneut zur Hand und setzte noch großzügig seinen Namen Paul darunter.

Dann saß er da.

Später räumte er die Zeitungen vom Tisch, überflog dabei die Kinoinserate, dachte an irgend etwas, schob den Aschenbecher beiseite, zerriß den Zettel mit den Wellenlinien, entleerte seine Feder und füllte sie wieder. Für die Kinovorstellung war es jetzt zu spät.

Die Probe des Kirchenchores dauert bis neun Uhr, um halb zehn würde Hildegard zurück sein. Er wartete auf Hildegard. Zu all dem Musik aus dem Radio. Jetzt drehte er das Radio ab.

Auf dem Tisch, mitten auf dem Tisch, lag nun der gefaltete Bogen, darauf stand in blauschwarzer Schrift sein Name Paul.

„Mir ist es hier zu kalt“, stand auch darauf.

Nun würde also Hildegard heimkommen, um halb zehn. Es war jetzt neun Uhr. Sie läse seine Mitteilung, erschräke dabei, glaubte wohl das mit Südamerika nicht, würde dennoch die Hemden im Kasten zählen, etwas müßte ja geschehen sein.

Sie würde in den „Löwen“ telefonieren.

Der „Löwen“ ist mittwochs geschlossen.

Sie würde lächeln und verzweifeln und sich damit abfinden, vielleicht.

Sie würde sich mehrmals die Haare aus dem Gesicht streichen, mit dem Ringfinger der linken Hand beidseitig der Schläfe entlang fahren, dann langsam den Mantel aufknöpfen.

Dann saß er da, überlegte, wem er einen Brief schreiben könnte, las die Gebrauchsanweisung für den Füller noch einmal – leicht nach rechts drehen – las auch den französischen Text, verglich den englischen mit dem deutschen, sah wieder seinen Zettel, dachte an Palmen, dachte an Hildegard.

Saß da.

Und um halb zehn kam Hildegard und fragte:„Schlafen die Kinder?“. Sie strich sich die Haare aus dem Gesicht.

Icnocuícatl

Icnocuícatl significa “canto de orfandad”. Escribí este cuento basándome en algunos aspectos de la vida de Nezahualcóyotl (1402-1472).

Se ha detenido mi corazón en este instante. Perforo una esmeralda, fundo oro. Mi último aliento emerge con lentitud desde el centro de mi aire. Siento cómo se eleva ligero, deja caer mi cuerpo como si estuviera debajo del agua —tal vez estoy debajo del agua—. Mi sangre retrocede de sí misma, huye de sí misma como el cauce de un río que huye de otro hasta quedar rodeada de sí. Se resigna, se detiene. Estoy muerto. Un mar de tierra me inunda. Este peso infinito reitera la tierra de mi carne. Soy de tierra y de agua.

Da click aquí para leer el cuento completo “Icnocuícatl (Punto de Partida UNAM)

Suscríbete para recibir recomendaciones de libros en tu correo electrónico:

El gato de Schrödinger

“Supe que Irigoyen había muerto porque él mismo me lo dijo”.

Este cuento pertenece a mi libro La erosión de la tinta y otros relatos (2001) y es uno de los cuentos en que intenté trabajar un tema científico a través de la ficción. En este caso, algo sobre la física cuántica. Esta versión fue la publicada en la revista Punto de partida de la UNAM.

Da click aquí para leer el cuento

Suscríbete para recibir recomendaciones de libros en tu correo electrónico:

Alice Munro. Lejos de la vida literaria

Este es un texto que escribí a propósito del libro Too Much Happiness de Alice Munro, una escritora con una obra que me parece imprescindible. “Su obra apunta hacia la pareja, la familia, los vecinos, el sexo, la enfermedad. Sus cuentos no son efectistas ni buscan el final inesperado; por el contrario, la contundencia de sus finales (muchas veces abiertos) radica en que parecen continuar aun después de que uno ha cerrado el libro”.

Da click aquí para leer “Sobre Too Much Happiness de Alice Munro”

Suscríbete para recibir recomendaciones de libros en tu correo electrónico:

Oráculo

Escribí este cuento a raíz  de la tragedia ocurrida en la guardería ABC de Sonora, en donde varios bebés perdieron la vida a causa de una combinación de negligencia, impericia y corrupción. Mi intención fue hablar del tema desde un registro menos trágico porque no soy capaz de abordar el tema directamente. Aún hoy después de varios años me produce un enorme dolor y una gran indignación.

Da click aquí para leer “Oráculo” en la revista Crítica

 

guarderia-abc

Suscríbete para recibir recomendaciones de libros en tu correo electrónico: