Introducción a la música clásica (curso en línea)

Presentación

La música es una de las expresiones más antiguas y variadas. Escribir, interpretar y escuchar música son actividades que involucran una enorme cantidad de registros expresivos e intelectuales. La música (en particular la música clásica) es un medio extraordinario para reconocer nuestra subjetividad al mismo tiempo que nuestra presencia histórica. La música expande la capacidad que tenemos para acercarnos más a aquello que nos importa.

Conocer mejor no solo la historia sino los componentes básicos de la música occidental nos permite disfrutarla más y conocernos mejor. En la historia de la música también se refleja la historia de los cambios estéticos (y por ende sociales) más importantes en occidente. Al contar con más herramientas para apreciar y comprender la música clásica, también ampliamos nuestras posibilidades receptivas y nuestra apreciación estética en general, ya que la música forma parte de nuestra vida cotidiana.

Este curso está enfocado al acompañamiento de quien desee conocer más sobre su contexto histórico y descubrir las enormes posibilidades de autoconocimiento que están potencialmente en todo escucha.

Objetivo

Conocer los rasgos principales de la música clásica y con ello reconocer en nosotros mismos las posibilidades estéticas y éticas que podemos activar a través de la música.

Perfil del participante

Este curso esta dirigido a personas que deseen acercarse a conocer la música clásica desde una perspectiva social y estética más que técnica (prescindiremos del lenguaje musical técnico lo más posible).

Temario

  • ¿Para qué escuchar música clásica?
  • Edad Media y polifonía
  • Renacimiento
  • El barroco
  • Los principales géneros de la música clásica
  • El romanticismo

Costo

Imparte: Gerardo Piña: escritor y traductor mexicano, escribió y condujo el programa de música clásica “El cajón de sistro” para Concepto Radial del Tec de Monterrey campus CDMX y escribió en 2015 una columna de música clásica con el mismo nombre para Tierra Adentro.

Costo: $800.00 (MXN) o $47.00 USD (vía PayPal) pago único.

Incluye videos y audios de las clases más archivos de música clásica.

Más informes: gerardo.hpm@gmail.com

Donde el silencio se bifurca

 

IMG_7774(1)

Ficha técnica del libro: click aquí

Da click aquí para leer un adelanto de la novela.

“Ser escritor no significa nada. Que yo sepa”. Aquí Jorge Morla entrevista a Gerardo Piña para el diario El País

Y en el siguiente enlace Jesús Rojas de Relibro reseña Donde el silencio se bifurca.

En la edición del 20 de mayo de 2018 del programa de radio La estación azul de RTVE de España comentaron Donde el silencio se bifurca (del minuto 29 al 36).

Aquí Andrés Paniagua comparte una breve reseña de Donde el silencio se bifurca.

El contexto de los traductores literarios en México (2017)

Dentro del 2do Foro Internacional de Traducción Especializada leí un texto que da cuenta de las circunstancias en que trabajan los traductores literarios en México. Elaboré un perfil del traductor y de la industria en que trabaja, así como de sus condiciones laborales.

Da click aquí para descargar El contexto de los traductores literarios en México

 

 

La niña que se bebió la luna

Les comparto mi más reciente traducción: La niña que se bebió la luna de Kelly Barnhill (Santillana: 2017).

Portada La niña

CADA AÑO, los habitantes del Protectorado dejan a un bebé como ofrenda para la bruja que vive en el bosque. Esperan que ese sacrificio los salve del terror de la bruja. Pero la bruja del Bosque, Xan, es amable. Vive en compañía de un sabio Monstruo del Pantano y de un Dragón Perfectamente Pequeño. Xan rescata a los bebés que son ofrendados y los entrega a familias del otro lado del bosque, en el camino los alimenta con luz de estrellas.
Pero un día, Xan alimenta por accidente a una bebé con luz de luna en lugar de luz de estrellas. Al hacerlo dota de una magia extraordinaria a una niña común. Entonces Xan decide que deberá criar a la niña, a quien ha decidido llamar Luna, como si fuera suya. A medida que se acerca el cumpleaños número trece de Luna, su magia comienza a surgir con peligrosas consecuencias. Mientras tanto, un joven del Protectorado está decidido a liberar a su gente matando a la bruja. Unas aves letales con intenciones inciertas vuelan por ahí. Un volcán, que llevaba siglos dormido, ruge justo debajo de la superficie de la tierra. Y la mujer que tiene corazón de tigre anda al acecho…
La autora de la aclamada y premiada novela El niño de la bruja ha escrito una
historia de hadas épica y ejemplar, destinada a convertirse en un clásico de nuestro tiempo.

“El ritmo suave y la gran imaginación de la trama integran mil hilos para tejer una red de personajes, magia y vivas incorporadas… tejidas con maestría y encanto”. School Library Journal

“Una novela cautivadora”. Publishers Weekly

“Absolutamente fascinante”. Shelf Awareness for Readers

“Les garantizamos que con esta lectura quedarán encantados, cautivados y hechizados”. Kirkus Reviews

“Imposible dejar de leerla”. The New York Times Book Review

Llegaron los militares y se acabó la eficacia

En los días inmediatamente posteriores al temblor colaboré apoyando a rescatistas. Vi cómo poco a poco el gobierno (militares, personal de la delegación Coyoacán, policías) se adueñaba de la coordinación de las acciones y del suministro de equipo de rescate. La sociedad, lastimada, solidaria y con miedo, ha demostrado que no necesita de esa verticalidad para coordinarse. El gobierno, en cambio, ha mostrado que necesita aferrarse a todo para obtener credibilidad (aunque eso sea ya imposible).

Al día siguiente del temblor volvimos a casa. Nos encontramos varios edificios dañados y algunos derrumbes en la colonia, pero por suerte el edificio en el que vivimos no sufrió daños. Me enteré de que dos edificios de los multifamiliares de Taxqueña y Tlalpan habían colapsado, pedí prestada una bici y me fui para allá a ayudar.

Me ofrecí como voluntario para remover escombros, pero en ese momento ya había suficientes manos. Hacía falta herramientas. “Algunas son caras”, me dijeron (por cierto: a 50 mts del lugar hay una ferretería con todo el equipo, pero se desentendieron del asunto). Me fui a comprar todo lo que me pidieron (rotomartillos, discos esmerilados para cortar piedra o metal, escuadras, motosierras, etc.). Durante los siguientes tres días estuve en un vaivén de conseguir y comprar herramientas para llevarlas al centro de acopio correspondiente.

El 20 de septiembre el control del suministro de herramientas y las coordinación de equipos de rescate en Taxqueña y Tlalpan estuvo controlado prácticamente en su totalidad por la población civil (sobre todo por grupos de mujeres). Mi trabajo ahí fue mucho más ágil y eficiente. Entregué mucha herramienta.

Al día siguiente, por la mañana, el ejército ya había acordonado la entrada sobre Tlalpan. Cada vez que entraba y salía para llevar equipo venían las preguntas, las demoras, las miradas suspicaces. Pero pude cumplir con mi parte. Las coordinadoras del día anterior seguían ahí, en la zona del estacionamiento que se había habilitado para el acopio de equipo de rescate. Hoy, 22 de septiembre, la coordinación ya dependía en un 90% del ejército, la policía y trabajadores de la delegación. No pude entregar el equipo requerido. (Lo doné a una asociación civil de rescatistas.)

El gobierno quiere remover rápido los escombros a costa de más vidas y del dolor de los parientes y amigos de las víctimas. El gobierno quiere tapar lo más pronto posible las imágenes más terribles de su corrupción y mal gobierno. Sabe que mientras más rápido esconda esas evidencias, más rápido comienza la gente a olvidar.