Llegaron los militares y se acabó la eficacia

En los días inmediatamente posteriores al temblor colaboré apoyando a rescatistas. Vi cómo poco a poco el gobierno (militares, personal de la delegación Coyoacán, policías) se adueñaba de la coordinación de las acciones y del suministro de equipo de rescate. La sociedad, lastimada, solidaria y con miedo, ha demostrado que no necesita de esa verticalidad para coordinarse. El gobierno, en cambio, ha mostrado que necesita aferrarse a todo para obtener credibilidad (aunque eso sea ya imposible).

Al día siguiente del temblor volvimos a casa. Nos encontramos varios edificios dañados y algunos derrumbes en la colonia, pero por suerte el edificio en el que vivimos no sufrió daños. Me enteré de que dos edificios de los multifamiliares de Taxqueña y Tlalpan habían colapsado, pedí prestada una bici y me fui para allá a ayudar.

Me ofrecí como voluntario para remover escombros, pero en ese momento ya había suficientes manos. Hacía falta herramientas. “Algunas son caras”, me dijeron (por cierto: a 50 mts del lugar hay una ferretería con todo el equipo, pero se desentendieron del asunto). Me fui a comprar todo lo que me pidieron (rotomartillos, discos esmerilados para cortar piedra o metal, escuadras, motosierras, etc.). Durante los siguientes tres días estuve en un vaivén de conseguir y comprar herramientas para llevarlas al centro de acopio correspondiente.

El 20 de septiembre el control del suministro de herramientas y las coordinación de equipos de rescate en Taxqueña y Tlalpan estuvo controlado prácticamente en su totalidad por la población civil (sobre todo por grupos de mujeres). Mi trabajo ahí fue mucho más ágil y eficiente. Entregué mucha herramienta.

Al día siguiente, por la mañana, el ejército ya había acordonado la entrada sobre Tlalpan. Cada vez que entraba y salía para llevar equipo venían las preguntas, las demoras, las miradas suspicaces. Pero pude cumplir con mi parte. Las coordinadoras del día anterior seguían ahí, en la zona del estacionamiento que se había habilitado para el acopio de equipo de rescate. Hoy, 22 de septiembre, la coordinación ya dependía en un 90% del ejército, la policía y trabajadores de la delegación. No pude entregar el equipo requerido. (Lo doné a una asociación civil de rescatistas.)

El gobierno quiere remover rápido los escombros a costa de más vidas y del dolor de los parientes y amigos de las víctimas. El gobierno quiere tapar lo más pronto posible las imágenes más terribles de su corrupción y mal gobierno. Sabe que mientras más rápido esconda esas evidencias, más rápido comienza la gente a olvidar.

 

Un comentario en “Llegaron los militares y se acabó la eficacia

  1. Estoy de acuerdo contigo, el gobierno federal pretende barrer bajo la alfombra y legitimar a un Ejercito que solo sirve de alcahuete del gobierno en turno.
    Hemos dado cuenta que han manipulado la información con su FridaSofia y Televisa los puso de rodillas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s