El gato de Schrödinger

“Supe que Irigoyen había muerto porque él mismo me lo dijo”.

Este cuento pertenece a mi libro La erosión de la tinta y otros relatos (2001) y es uno de los cuentos en que intenté trabajar un tema científico a través de la ficción. En este caso, algo sobre la física cuántica. Esta versión fue la publicada en la revista Punto de partida de la UNAM.

Da click aquí para leer el cuento

Suscríbete para recibir recomendaciones de libros en tu correo electrónico: